Practico Deporte
supercopa italiana discriminatoria
Partido de la temporada pasada entre el Juventus y el Milan. Foto Archivo EFE

El fútbol italiano y una Supercopa discriminatoria

Italia ha reaccionado al conocer que la Supercopa italiana, que tienen que jugar el próximo 16 de enero, el Juventus y el Milan, en el estadio Rey Abdullah de Yeda (Arabia Saudí), discrimina a las mujeres en cuanto a las entradas para presenciar el partido, por lo que son cada vez más las peticiones de suspender el partido.

Las normas para la venta de entradas se diferencian en dos zonas separadas. Una para hombres y otra para “familias”. En estas últimas es donde pueden presenciar el partido las mujeres, que solo desde principios del pasado año están autorizadas a entrar en los estadios del reino saudí.

Entradas vendidas

Por su parte, la Serie A, organizadora del encuentro entre el campeón de la Liga y el de la Copa italiana, señala en una nota de prensa que las entradas “han volado” literalmente tras ser puestas a la venta.

Esta discriminación ha llegado a los medios de comunicación como ocurre en un artículo en el Corriere de la Sera, medio que se pregunta “¿Y si el Juventus y el Milan, de acuerdo con la Lega, amenazaran con no disputar la final de la Supercopa en Yeda si no se consiente a las mujeres acceder libremente al estadio?”.

Este diario que reconoce que hay intereses económicos en juego, pero también que existen “límites de la decencia que no pueden ser superados”. Una cuestión en la que recuerda que en la localidad saudí donde se jugará el partido, Yeda, “sigue vigente un régimen de apartheid sobre las gradas”. Es decir, añade el Corriere, “sólo los machos podrán asistir al partido libremente, comprando un billete normal de entrada”.

En su opinión, la final “no es una excursión exótica en un país donde rigen ritos y costumbres extraños. Es un trozo de Italia el que se juega en el exterior y no podemos tolerar que haya espectadores, por un lado, y espectadoras inferiores por otro”.

Gesto valiente

Por ello, cataloga de “gesto valiente” sí los organizadores deciden suspender el partido en pos de defender un derecho fundamental como es la igualdad de género.

Por último, el Corriere de la Sera considera “una vergüenza absoluta”, así como “gravísimo” que se vendan los valores “por dinero”, ya que “nuestro fútbol se va a humillar así por unos pocos millones“.

Un clamor que también ha llegado a los políticos como el polémico Matteo Salvini, ministro del Interior, quien en su cuenta de Facebook ha escrito que “la Supercopa italiana se juegue en un país islámico donde las mujeres no pueden ir al estadio si no van acompañadas de hombres es una tristeza, una inmundicia: yo ese partido no lo veo”. Concluye su escrito planteando “¿dónde están las feministas italianas?”.

También Vincenzo Spadafora, subsecretario de Estado en la presidencia del Consejo de Ministros y encargado de políticas de igualdad, se ha mostrado crítico con la Lega Serie por organizar un partido “en un estadio donde las mujeres solo podrán entrar acompañadas de hombres y asistir segregadas en recintos específicos”.

A su juicio, “no es admisible que el fútbol italiano finja no ver esta flagrante discriminación de derechos. El deporte debe se un vehículo de difusión de los buenos valores como la igualdad y la paridad de género”. Y es que precisa que “los intereses económicos no pueden prevalecer sobre los derechos”.

practicodeporte@efe.es

 

 

Te puede interesar

Barcelona femení Múnich

El sueño del Barcelona femení empieza en Múnich

El Barcelona jugará mañana, domingo, en Múnich la ida de las semifinales de la Liga de Campeones de fútbol femenino frente a al Bayern, que también ansía colarse por primera vez en la final de la máxima competición del clubes continental.