Practico Deporte
Selección baloncesto medallas
Tras firmar un partidazo ante Canadá, la selección femenina de baloncesto peleará mañana por un puesto en la final ante Australia. Foto: FEB

Resurge la femenina de baloncesto para luchar por las medallas

La selección española de baloncesto se clasificó de forma brillante para las semifinales del Mundial femenino de Tenerife al vencer por 68-53 a Canadá, un rival que se presentaba muy complicado pero que sucumbió ante la gran demostración de juego de las jugadoras de Lucas Mondelo.

Australia será mañana, sábado, el rival del equipo español, penúltimo peldaño antes de la ansiada final en casa y presumiblemente ante la todopoderosa Estados Unidos.

Con una defensa aguerrida y obligando a las canadienses a luchar en las trincheras hasta darles el golpe definitivo en el marcador en el último cuarto, la #SelFEM se mete en la lucha por las medallas por las puerta grande.

Un triple de Alba Torrens adelantó a España en el marcador inicialmente, pero las canadienses, aunque tardaron en reaccionar, consiguieron un 9-0 de parcial, 9-3 (min.7). El plan defensivo funcionó desde el inicio, pero en ataque las ideas no fluyeron y menos los puntos.

Pero la selección no perdió la fe y Mondelo siguió moviendo el banco buscando aire e inspiración y lo encontró. El primer cuarto acabó 16-13 pero lo mejor fue que solo se perdió 1 balón y que Canadá apenas capturó 3 balones en rebotes ofensivos.

En la salida del segundo cuarto, las españolas siguieron dejándose la vida en defensa pero comenzaron a ver aro y lograron la primera ventaja después del 0-3 inicial, con un 18-19 (min.12.30).

Canadá acusó el golpe y España tras un parcial de 0-10 se fue hasta un 18-23 prometedor (min.13.40).

A partir de este momento, brega sin cuartel, sin dejar un milímetro de espacio a las canadienses, con derroche de energía y de ganas.

Al descanso el plan funcionaba de maravilla, 27-29 en el marcador, 9 pérdidas (menos bueno) y 6 rebotes ofensivos canadienses. Que Kia Nurse sólo llevara 6 puntos fue otro gran indicativo del buen trabajo español.

Cinco segundos en un saque de fondo para Canadá, propiciado por la persistencia de Queralt Casas dejó claro a las norteamericanas que España pretendía seguir igual en la continuación, presionando, defendiendo, trabajando, haciendo el partido pesado, intenso, difícil.

Canadá tomó el mando en el marcador fugazmente, 36-35 (min.23.30) y a partir de ese momento se pasó a una fase de sucesivos empates, a 38-40, 42 (min.26). La lucha siguió y el tercer cuarto se cerró con 50-47.

El equipo español recuperó la supremacía en el marcador, 50-56 (min.32.30) y metió el miedo en el cuerpo a Canadá. España creció en más intensidad, en más trabajo, en más ilusión, mientras Canadá comenzó a verlo todo más negro.

A seis minutos para el final el 50-56 fue una promesa de gloria y el triple de Marta Xargay (50-59) medio minuto después permitió casi tocar el cielo. Y cuando Cristiana Ouviña clavó otro triple (50-62, min.35.30) en el corazón del partido fue el éxtasis.

Querat Casas, gran partido el suyo, elevó la renta con un lanzamiento a tabla, 50-64 (min.36.20), entreabriendo de par en par las puertas de la lucha por las medallas. El parcial de 3-21 en el último cuarto lo deja todo más claro.

De aquí hasta el final, las selección hizo el trabajo que se requería, aguantó el marcador y se clasificó para semifinales. El equipo español renació por su orgullo de campeón para luchar, una vez más, por las medallas.

Alineación España: 68  (13+16+18+21): Palau (3), Nicholls (3), Cruz (10), Xargay (5) y Ndour (16) -equipo inicial-, Ouviña (9), Casas (13), Torrens (7), Gil (2) y Arrojo.

Pase a cuartos

La selección española de baloncesto había sellado el miércoles el pase a los cuartos de final del Mundial femenino de Tenerife al vencer por 63-48 a Senegal.

Las jugadoras de Lucas Mondelo sufrieron demasiado ante una selección africana muy acertada en el lanzamiento triple en los primeros veinte minutos (34-34). Después, gracias a la defensa, consiguieron afrontar un final de partido relativamente cómodo.

En el segundo cuarto se cerró el grifo de las canastas de tres (1 de 4 para Senegal y 0 de 4 para España), pero la selección española tuvo que superar un parcial inicial de 0-5 y con el 18-25 (min.12.15) pasar el desierto de la falta de ideas y de soluciones.

Las rotaciones dieron frescura defensiva y España aumentó un poco la velocidad de su juego pero tardó demasiado en nivelar el marcador, y de hecho la igualdad se mantuvo hasta el descanso, 34-34.

Fundamental la defensa

La falta de fluidez en ataque fue ahogando a España, que sólo encontraba cierto respiro en suefectividad defensiva.

En los 4.30 primeros minutos del tercer acto la selección española consiguió un parcial de 8-0, 42-34, que sirvió para tranquilizar un poco los ánimos de las gradas. El 46-40 de final del tercer cuarto, 12-6 de parcial en 10 minutos, es el mejor referente de lo espeso que fue este período.

Un triple de Anna Cruz fue como el maná en el desierto, más que por la diferencia en sí (53-43, min. 32.30) que por la posibilidad de abandonar esa carestía anotadora.

Pasito a pasito, con mucho trabajo y sufrimiento, el equipo español comenzó a forjar diferencias en el marcador y a ver la luz al final del túnel, no del juego del equipo, pero sí de la clasificación para cuartos de final.

Partidazo de Bélgica

Un partidazo de Bélgica, que se impuso el martes por 72-63, relegó a la selección española a la segunda plaza de su grupo por lo que tuvo que jugar hoy la repesca de los octavos de final mañana ante Senegal para seguir viva en el Mundial femenino de baloncesto.

Cuando apenas quedaba un segundo para el final, una jugada de estrategia de las ‘orange’ Emma Meesseman, estrella de las belgas, encestó sola bajo el aro para sellar la victoria por 9 puntos y terminar primeras del grupo.

El equipo español fue casi siempre por detrás en el marcador y cuando, con mucho esfuerzo y trabajo, consiguió recortar la diferencia y volver a ser líder, tiró todo por la borda a 1.1 segundos del final con un error defensivo, tras no contrarrestar un bloqueo ciego a Emma Meesseman.

Xargay recibió falta a 1.1 segundos, anotó el primer lanzamiento y también el segundo. España era líder. Pero un grave error defensivo, un bloqueo ciego, dejó a Meesseman sola entrando a canasta y anotando el 72-63 definitivo. España fue segunda y deberá jugar los octavos de final ante Senegal este miércoles.

Buen comienzo

En los dos encuentros anteriores del Mundial tinerfeño el equipo que dirige Lucas Mondelo se impuso a Puerto Rico por 78-53 en el segundo partido de la fase de grupos del Mundial de baloncesto femenino, aunque sin la claridad esperada y después de que las puertorriqueñas dominaran durante la mayor parte de la primera parte.

El seleccionador quería aprovechar el partido para dar descanso a algunas de sus titulares, algo que no fue posible. No calculó que Puerto Rico tenía ganas de olvidar la pesadilla del sábado ante Bélgica (86-36) y que las españolas, conocedoras de la debilidad del rival, salieron algo relajadas.

En el debut mundialista el pasado sábado el combinado español logró una victoria trabajada ante Japón, por 84-71, que a priori parecía su principal rival en esta fase de grupos, y a pesar de que las asiáticas nunca se dieron por vencida.

Te puede interesar

Senegal España baloncesto

Salvado el escollo de Senegal, España ya está en cuartos

La selección española de baloncesto selló este miércoles el pase a los cuartos de final del Mundial femenino de Tenerife al vencer por 63-48 a Senegal y ahora ya mira a su siguiente rival, Canadá, el viernes.