Practico Deporte
Baloncesto español bronce mundial
Pese a la decepción de no estar en la final, este bronce es la sexta medalla para la selección femenina en seis años. Fotos: FEB

El baloncesto español se cuelga un merecido y trabajado bronce mundial

La selección española de baloncesto se ha colgado un merecido y trabajado bronce en el Mundial femenino de Tenerife al vencer este domingo a Bélgica por 67-60, en lo que ha sido la revancha de la derrota ante la ‘orange’ en la fase de grupos.

Resignadas a no poder jugar en su casa tinerfeña de La Laguna la gran final ante Estados Unidos, después de sucumbir el sábado frente a Australia y su imponente pívot Liz Cambage, las jugadoras de Lucas Mondelo lo dieron todo hoy para despedirse con el buen sabor de boca que siempre da una victoria y un metal.

Como no podía ser de otra manera, Estados Unidos demostró su total hegemonía al ganar en la final a Australia por 56-73, su décimo título y tercero consecutivo.

Sexta medalla en seis años

Una esforzada defensa de todo el equipo sobre la línea de creación de juego de las belgas fue una de las claves de la victoria española que supone una nueva medalla para este equipo, la sexta en seis años: oro en los Europeos de 2013 y 2017, plata en el Mundial de 2014, plata en los JJOO de 2016, bronce en el Europeo de 2015 y ahora bronce en el Mundial de 2018.

Este bronce es mucho más meritorio que en otras ocasiones por los múltiples problemas en forma de lesiones y bajas formas que ha tenido que soportar el equipo.

La selección volvió a tener un mal inicio de partido, con desajustes defensivos y poco acierto en ataque así es que cuando se quiso dar cuenta el marcador reflejó un 0-6 (min.2) y 3-10 (m.4), momento en el que el seleccionador Lucas Mondelo paró el partido para recordar las líneas maestras de su plan de partido.

Pero todo se fue enderezando. Al descanso se llegó con un 32-27, dominio en los rebotes por 21-15 y sólo 6 pérdidas de balón en las jugadoras de Mondelo, entre las que destacaron Xargay con 10 puntos y Ndour con 9.

En el tercer cuarto el equipo español siguió maniatando a Bélgica, que privada de su velocidad de desplazamiento del balón bajó mucho en su efectividad. Sólo acciones individuales de Meesseman le daban algún rédito.

En el inicio del último cuarto, el de la verdad, la selección pasó por un mal momento. Bélgica salió a quemar sus naves y se acercó más que peligrosamente en el marcador 55-54 en los 3 minutos de juego, tras un parcial de 0-11 demoledor.

Laura Gil rompió esa travesía del desierto con un tiro a media distancia lateral que dio vida al equipo, 57-54 (min.34).

Un triple de Torrens (60-54), nada más entrar en los últimos cinco minutos del partido, fue vital para rearmar moralmente al equipo y afrontar la recta final.

El 60-58 a 3 minutos para el final, prometió intriga, más lucha y más adrenalina. Entonces apareció Laura Nicholls para anotar de media distancia el 62-58 y el 64-58 con algo más de minuto y medio por delante.

España controló la situación y un robo de Laia Palau finalizado con un triplazo de Xargay a falta de 38 segundos, 67-60, abrió de par en par el merecido podio para la selección, que se selló con ese mismo resultado.

Alineación España: 67  (15+17+23+12): Palau (2), Nicholls (6), Xargay (17), Casas y Ndour (13) -equipo inicial-, Ouviña (9), Torrens (15), Cruz (3), Gil (2) y Domínguez.

Australia, imparable en semis

Australia ganó 66-72 el sábado a las españolas que se toparon con una inmensa Liz Cambage, la gran estrella de las oceánicas, que pelearán a continuación por el oro casi ya adjudicado a las estadounidenses.

La pívot australiana de 2.03 metros anotó 33 puntos, capturó 15 rebotes y puso 4 tapones y resultó fundamental para la victoria de su equipo. Fue, efectivamente, la verdugo de las pupilas de Lucas Mondelo. La grandiosa actuación de Cambage hicieron imposible las opciones de las españolas, que el domingo intentarán resarcirse en el feudo tinerfeño ante una selección belga contra la que ya sucumbieron en la fase grupos.

En el desenlace, Laura Nicholls fue eliminada por cinco faltas después de una pelea sublime ante Cambage, 64-64 (min.36.30)

En los minutos finales emergió con más fuerza que nunca la figura de la pívot australiana para taponar, nunca mejor dicho, el camino del aro a las españolas y para aportar puntos y tranquilidad para sus compañeras. Australia acabó ganando por 66-72 y jugará por la medalla de oro con Estados Unidos.

Australia privó de la final a España.

España volvió a dar otra lección de entrega y pundonor y deberá recuperarse porque en veinticuatro horas se jugará una medalla, la de bronce ante Bélgica.

 

Gran partido de cuartos

La selección española de baloncesto se había clasificado de forma brillante para las semifinales delMundial femenino de Tenerife al vencer por 68-53 a Canadá, un rival que se presentaba muy complicado pero que sucumbió ante la gran demostración de juego de las jugadoras deLucas Mondelo.

Con una defensa aguerrida y obligando a las canadienses a luchar en las trincheras hasta darles el golpe definitivo en el marcador en el último cuarto, la #SelFEM se mete en la lucha por las medallas por las puerta grande.

Pase a cuartos

La selección española de baloncesto había sellado el miércoles el pase a los cuartos de final del Mundial femenino de Tenerife al vencer por 63-48 a Senegal.

Las jugadoras de Lucas Mondelo sufrieron demasiado ante una selección africana muy acertada en el lanzamiento triple en los primeros veinte minutos (34-34). Después, gracias a la defensa, consiguieron afrontar un final de partido relativamente cómodo.

En el segundo cuarto se cerró el grifo de las canastas de tres (1 de 4 para Senegal y 0 de 4 para España), pero la selección española tuvo que superar un parcial inicial de 0-5 y con el 18-25 (min.12.15) pasar el desierto de la falta de ideas y de soluciones.

Las rotaciones dieron frescura defensiva y España aumentó un poco la velocidad de su juego pero tardó demasiado en nivelar el marcador, y de hecho la igualdad se mantuvo hasta el descanso, 34-34.

Fundamental la defensa

La falta de fluidez en ataque fue ahogando a España, que sólo encontraba cierto respiro en suefectividad defensiva.

En los 4.30 primeros minutos del tercer acto la selección española consiguió un parcial de 8-0, 42-34, que sirvió para tranquilizar un poco los ánimos de las gradas. El 46-40 de final del tercer cuarto, 12-6 de parcial en 10 minutos, es el mejor referente de lo espeso que fue este período.

Un triple de Anna Cruz fue como el maná en el desierto, más que por la diferencia en sí (53-43, min. 32.30) que por la posibilidad de abandonar esa carestía anotadora.

Pasito a pasito, con mucho trabajo y sufrimiento, el equipo español comenzó a forjar diferencias en el marcador y a ver la luz al final del túnel, no del juego del equipo, pero sí de la clasificación para cuartos de final.

Partidazo de Bélgica

Un partidazo de Bélgica, que se impuso el martes por 72-63, relegó a la selección española a la segunda plaza de su grupo por lo que tuvo que jugar hoy la repesca de los octavos de final mañana ante Senegal para seguir viva en el Mundial femenino de baloncesto.

Cuando apenas quedaba un segundo para el final, una jugada de estrategia de las ‘orange’ Emma Meesseman, estrella de las belgas, encestó sola bajo el aro para sellar la victoria por 9 puntos y terminar primeras del grupo.

El equipo español fue casi siempre por detrás en el marcador y cuando, con mucho esfuerzo y trabajo, consiguió recortar la diferencia y volver a ser líder, tiró todo por la borda a 1.1 segundos del final con un error defensivo, tras no contrarrestar un bloqueo ciego a Emma Meesseman.

Xargay recibió falta a 1.1 segundos, anotó el primer lanzamiento y también el segundo. España era líder. Pero un grave error defensivo, un bloqueo ciego, dejó a Meesseman sola entrando a canasta y anotando el 72-63 definitivo. España fue segunda y deberá jugar los octavos de final ante Senegal este miércoles.

Buen comienzo

En los dos encuentros anteriores del Mundial tinerfeño el equipo que dirige Lucas Mondelo se impuso a Puerto Rico por 78-53 en el segundo partido de la fase de grupos del Mundial de baloncesto femenino, aunque sin la claridad esperada y después de que las puertorriqueñas dominaran durante la mayor parte de la primera parte.

El seleccionador quería aprovechar el partido para dar descanso a algunas de sus titulares, algo que no fue posible. No calculó que Puerto Rico tenía ganas de olvidar la pesadilla del sábado ante Bélgica (86-36) y que las españolas, conocedoras de la debilidad del rival, salieron algo relajadas.

En el debut mundialista el pasado sábado el combinado español logró una victoria trabajada ante Japón, por 84-71, que a priori parecía su principal rival en esta fase de grupos, y a pesar de que las asiáticas nunca se dieron por vencida.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

España bronce baloncesto

Cambage destroza a España, que peleará por el bronce

La selección española de baloncesto no podrá disputar con Estados Unidos la final del Mundial femenino de Tenerife, tras perder este sábado ante Australia 66-72 y toparse con una inmensa Liz Cambage, la gran estrella de las oceánicas, y el domingo peleará por el bronce ante Bélgica.