Practico Deporte
Susana Gómez libro Alaska
Susana Gómez, durante su reto recorriendo Alaska. Foto Susana Gómez.

Susana Gómez cuenta cómo vivió el miedo de enfrentarse a Alaska

La atleta coruñesa Susana Gómez ha asegurado a Efe que le gustó enfrentarse “al miedo en un medio salvaje como Alaska”, donde finalizó una de las carreras a pie más duras, peligrosas y gélidas del mundo.

Afincada desde hace un cuarto de siglo en Lanzarote, a sus 43 años y madre de una hija de 11, se enamoró durante unas vacaciones de Lanzarote y decidió quedarse a vivir en la isla, donde trabaja como coordinadora de eventos en el Ayuntamiento de Haría, aunque este jueves estará en Las Palmas de Gran Canaria para presentar en una tienda del barrio de Las Torres su libro “565 kilómetros. El sueño de Alaska”.

‘565 kilómetos. El sueño de Alaska’

Un volumen en el que narra una aventura que tardó casi nueve días en completar, arrastrando 35 kilogramos de material, según ha recordado en una entrevista concedida a Efe.

“Llevo once años como corredora aficionada de montaña y había hecho pruebas de esquí de fondo en Finlandia, tras aprender a esquiar con patines en Lanzarote. Me enteré de la existencia de la prueba de Alaska y me inscribí en 2015, y la organización me aceptó”, rememoró.

Apoyada por el entrenador grancanario “y compañero de sueños” Sergio Espinosa, Susana consiguió que instituciones y empresas le costeasen el 70 por ciento de la aventura, mientras que el resto salió de su bolsillo.

Hubo días en los que tuvimos temperaturas de 44 bajo cero

“Corrí acompañada por Sergio y la mitad de las noches las pasamos al raso, y otras en refugios que encontramos. En los últimos días, hubo temperaturas de 44 grados bajo cero, y muchas veces no había nada ni nadie en 600 kilómetros a la redonda. Hay corredores que han sufrido problemas importantes en ese evento”, indicó.

La propia Susana padece a raíz de su reto una infección crónica en sus pies que le provoca una fiebre muy alta y una gran hinchazón, y llegó a pensar en retirarse.

Tuvo alucinaciones

Nieve y hielo, grandes protagonistas de su aventura. Foto Susana Gómez.

“En una prueba de ultrafondo hay muchos momentos muy duros, y lo novedoso para mí en Alaska fue que tuve alucinaciones, porque mi cuerpo estaba al límite“, reveló.

Durante la competición consumía diariamente entre 2.500 y 3.000 calorías, realizando tres comidas calientes, algunas de las cuales eran liofilizadas, similares a las de los astronautas.

Por otro lado, al estar compuesta Alaska en un 80 por ciento de agua, Susana corría casi siempre sobre hielo, aunque en la montaña se desplazaba con raquetas para moverse mejor por las zonas con un gran grosor de nieve.

“En la prueba participamos 35 deportistas (quince a pie y los restantes en bicicleta de ruedas gruesas), y solo dos éramos mujeres. Fui la primera mujer en llegar, pero no sé cuál fue mi posición en la general porque tuve un despiste en un avituallamiento en el que no firmé”, expuso.

Pese a la tremenda exigencia de esta competición, Susana Gómez asegura que le apasiona vivir experiencias de ese tipo.

“Me gusta el miedo”

Me atrae el miedo y me gusta enfrentarme al mismo en un medio salvaje como Alaska. Saber que manda la naturaleza y que yo tengo las herramientas para poder sobrevivir en ella”, dijo.

Y celebra que tras culminar su aventura extrema, la deportista (a la que se puede seguir en la web lailusionmuevemispiernas.com) recibió la propuesta de una editorial para que reflejase su experiencia en un libro.

“En dos meses lo escribí, estando enclaustrada durante ocho fines de semana y compaginándolo con mi trabajo. No me haré rica con él ni lo pretendo, pero estoy promocionando el libro para que llegue a la máxima gente posible”, manifestó Susana, quien agregó que ya planea recorrer Europa en bicicleta el próximo año, para hacer 5.100 kilómetros en tan solo 20 días.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Susana Gómez libro

Susana Gómez quiere contar su experiencia en la Iditarod Trail en un libro mediante crowdfunding

Susana Gómez, la primera española que cubrió los 565 kilómetros de la Iditarod Trail de Alaska, se ha embarcado en una campaña de crowdfunding para financiación la edición de un libro, en el que contará toda la aventura de su participación en esta competición.