Practico Deporte
natalia garcía
Natalia García, de 22 años, aspira a estar en la capital nipona, aunque sabe que "vienen niñas jóvenes pisando fuerte". Foto archivo EFE

Natalia García, con “ganas y fuerzas” para Tokio 2020

Natalia Arriaga

Natalia García ha encontrado en su deseo de ser olímpica en Tokio 2020 “las ganas y las fuerzas” para seguir en la élite un ciclo más, pese a admitir que tuvo “dudas” y necesitó replantarse “todo” antes de tomar la decisión.

“Hice un parón muy largo en verano, como hacía mucho tiempo. Un parón casi total. Lo necesitaba para despejarme, para descansar la cabeza. Fue algo bastante psicológico. Pero después de un mes ‘out’, volví a los entrenamientos en septiembre y en octubre ya comencé a montar los nuevos ejercicios”, dice la gimnasta a Efe desde la consulta del fisioterapeuta, que la trata de “pequeñas molestias”, ninguna de las cuales le impide entrenarse con normalidad.

“Necesitaba un parón para despejarme y descansar la cabeza”

“Sí, tuve dudas. Necesité tiempo para pensar, para saber si tenía ganas y fuerzas para seguir. Tuve que replantearme todo. Pero hubo otras gimnastas que se retiraron y pensé que era mi oportunidad”, señala la barcelonesa.

Solo Carolina Rodríguez consiguió plaza para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Natalia García, de 22 años, aspira a estar en la capital nipona, aunque sabe que “vienen niñas jóvenes pisando fuerte”.

Soñando con Tokio 2020

“Hasta ahora tenía una rival directa que ahora ya no está, así que voy a seguir con muchas ganas y pensando en cumplir mi sueño, que siempre ha sido ir a unos Juegos Olímpicos. Sigo por eso, para intentarlo, y haré todo lo posible”, asegura.

Natalia García ha cambiado sus presentaciones de pelota, mazas y cinta. En aro mantiene la misma música y la estructura del ejercicio del anterior ciclo, pero ha introducido elementos de mayor dificultad, en parte obligada por un nuevo cambio en el código de puntuación.

Natalia ha cambiado sus presentaciones, introduciendo elementos de mayor dificultad

“Se piden más maestrías. Menos mal que empecé pronto con las novedades y las podré ir afinando”, apunta.

natalia garcia
Natalia García en la Copa del Mundo de Gimnasia Ritmica celebrada en Guadalajara. Foto archivo EFE

El primer fin de semana de febrero se someterá en Madrid a un control técnico de la Federación, un paso inicial que le servirá para saber si sus nuevos ejercicios “gustan a las jueces y están todos en regla”.

Habrá otro control en marzo, mes en el que comenzará con las competiciones preparatorias de los Campeonatos de Europa (mayo, Budapest).

“Mi sueño siempre ha sido ir a unos Juegos Olímpicos”

El trofeo internacional de Barcelona, también en primavera, y los mundiales de final de agosto en Pesaro (Italia), serán las otras grandes citas de su temporada. Igualar o mejorar la decimonovena plaza que logró en los mundiales de 2013 es su meta.

Natalia García se entrena con Iratxe Aurrekoetxea, que condujo toda la carrera de Almudena Cid, con la búlgara Toni Zankova y con la coreógrafa Gloria Fernández.

Gimnasta y estudiante

Estudia a distancia un ciclo superior de Protocolo, Organización de Eventos y Turismo de Negocios en una escuela que tiene un convenio con el CAR de Sant Cugat, lo que le ha permitido recibir una ayuda económica.

Además, ha renovado la beca Podium de Telefónica. Natalia García agradece que, “al contrario que otras federaciones, la de Gimnasia no se quede con ninguna parte de esa beca” y le dé todo su importe. “Los maillots no nos los cubren y cualquier ayuda para eso, para los estudios o para ir viviendo es buena”, comenta.

También hace colaboraciones para el mundo de la moda. “Si tuviera tiempo de estar más activa en las redes sociales, me curraría más lo de Instagram y demás, porque las firmas se fijan mucho en eso”, dice la gimnasta.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

Carolina Rodríguez gimnasia

Carolina Rodríguez abre nueva vida sin olvidarse de la gimnasia

Carolina Rodríguez ha sustituido la exigencia máxima de la alta competición, con sesiones de entrenamiento diarias interminables, por un ritmo igualmente frenético de actividad, e intenta compatibilizar los últimos coletazos de la gimnasia rítmica con otras obligaciones laborables y formativas.