Practico Deporte
Carolina Rodríguez gimnasia
Retirada de la competición, Carolina Rodríguez sigue dando exhibiciones y entre otros proyectos colabora en el de Iberdrola de apoyo al deporte femenino. Foto archivo EFE

Carolina Rodríguez abre nueva vida sin olvidarse de la gimnasia

Fernando Pérez Soto

Carolina Rodríguez ha sustituido la exigencia máxima de la alta competición, con sesiones de entrenamiento diarias interminables, por un ritmo igualmente frenético de actividad, e intenta compatibilizar los últimos coletazos de la gimnasia rítmica con otras obligaciones laborables y formativas.

Es el día a día con el que ahora convive esta gimnasta olímpica leonesa que hizo virtud de su longevidad en el deporte y que, superada ya la treintena, ha iniciado 2017 buscando un futuro que aún no sabe por dónde puede transcurrir, aunque “vinculada al deporte seguro, pero también intentando abrir otros caminos”.

Nuevos proyectos

En una entrevista con Efe, la mejor especialista de gimnasia rítmica española ha reconocido que sus prioridades han cambiado y que tras los Juegos de Río de Janeiro, que supuso también su despedida de la alta competición, se ha centrado en nuevos proyectos.

Unos están ligados a la gimnasia y otros a facetas completamente diferentes, ha precisado.

“Ya no entreno seis horas diarias pero intento mantener una retirada activa y progresiva continuando la actividad, cuando el tiempo lo permite, para mantener un nivel similar y estar en forma para realizar los ejercicios”, ha añadido.

De hecho, la figura de Carolina Rodríguez sigue siendo atractiva, tanto en España como en el extranjero y por ello son continuas las clases maestras que se le requieren -la próxima será este mes en Brasil-, que suele acompañar de exhibiciones en las que demuestra que casi está “mejor que nunca” y es la primera temporada que ha terminado “sin dolores“.

“No se puede estar en la elite eternamente y ya se puede hablar de mí como una leyenda -sonríe- y por eso habrá que ir valorando cada ofrecimiento que sigue llegando”, como los de clubes italianos con los que ha competido en su liga.

Impulso deporte femenino

Dentro de su nueva faceta, ha destacado el atractivo proyecto de Iberdrola, con el que colabora en el impulso hacia el deporte femenino.

Además de este cometido, la discípula de Ruth Fernández sigue ampliando su formación al margen de la gimnasia con un máster en gestión deportiva que realiza en la capital de España, como también renovando este año el curso de juez nacional, que es otra de las facetas que podría desempeñar en un futuro.

GRA166. LEÓN, 24/08/2016.- La gimnasta Carolina Rodríguez (c), diploma olímpico en los Juegos Olímpicos de Río 2016, junto a su entrenadora, Ruth Rodríguez (d), y la gimnasta Sara Llana, recibió el homenaje del Club Deportivo Ritmo de León y habló sobre su futuro tras el adios a la alta competición. EFE/J. Casares
Carolina Rodríguez (c) junto a su entrenadora, Ruth Rodríguez (d), y su sucesora Sara Llana. Foto archivo EFE

A pesar de haber puesto punto y final a una larga trayectoria de casi dos décadas, todavía puede observar “desde dentro” el futuro que le aguarda a su deporte, una gimnasia rítmica que ha seguido dando éxitos a España, los últimos en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Rodríguez es consciente de que “resultará complicado seguir manteniendo este alto nivel, porque el listón está muy alto“, pero está convencida que “hay material suficiente para poder trabajar e intentar aprovechar lo conseguido hasta ahora”.

Ella misma también entiende las dificultades que entraña abrirse un hueco entre la elite mundial, que dominan las gimnastas rusas y de la órbita de países exsoviéticos, pero “todo depende de si la gimnasta lo vale, porque entonces se la va a respetar”.

Entre las aspirantes a ocupar su puesto figuran algunas de las jóvenes gimnastas que se concentran habitualmente en su lugar de entrenamiento, el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de León.

Relevo de Sara Llana

Entre ellas destaca otro de los frutos del Club Ritmo de León, la también leonesa Sara Llana, tercera gimnasta de ránking nacional tras la propia Carolina y la catalana Natalia García.

“Es relativamente joven pero ha de aprovechar su momento después de dos mundiales, porque ha llegado su hora de despegue y su evolución dependerá de su trabajo”, ha afirmado.

Por último, ha advertido de que el nuevo año traerá cambios en el reglamento de la gimnasia rítmica a nivel internacional, con modificaciones en los códigos o en el comité ejecutivo de los jueces, lo que también convierte en incógnita lo que pueda traducirse en un posible cambio en los estatus hasta ahora adquiridos.

practicodeporte@efe.es

Te puede interesar

gimnasia rítmica

Año de transición en la rítmica, de afianzamiento en la artística

El año que empieza marcará la transición de la gimnasia española hacia una nueva etapa en la modalidad de rítmica, mientras que la disciplina artística deberá afianzar los cimientos ya plantados en temporadas anteriores.